In curiosidades

Tecnología digital y fotografías

La tecnología digital ha cambiado las cámaras y el papel social de la fotografía, multiplicando el volumen de imágenes que consumimos y ampliando el número de usuarios. Los nuevos fotógrafos, que ya no encajan con el anterior perfil de aficionado a la fotografía, conviven con hechos impensables poco tiempo atrás, como los móviles con cámara o que el álbum familiar esté ahora en el ordenador, en internet o en un marco digital que combina cientos de imágenes.

Las tarjetas de memoria han modificado al carrete. Ya no necesitamos días para ver las fotos, ahora podemos verlas en el momento sin perder calidad. Las fotos ya no se imprimen para crear ese álbum que quedaba para el recuerdo. Ahora se guardan en el ordenador.

Su precio también ha cambiado. La aparición de las primeras cámaras digitales revolucionó el mercado. El número de píxeles de resolución no llegaban al medio millón y el número de fotos que guardaba la cámara era muy limitado. Por no hablar de su precio, entre 400€ y 500€. Este dinero en aquella época suponía un gasto elevado impensable para muchos apasionados de la fotografía. Actualmente, las cámaras digitales han tenido que adaptarse al mercado, ya que tecnología y fotografías van de la mano. Las cámaras llevan lentes de calidad, sistemas avanzados para procesar imágenes, guardan muchas más fotografías, permiten incorporar tarjetas de memoria, se pueden borrar en el momento sin afectar a su memoria y su precio varía en función de la cámara, pero puede costar entre 100€ y 400€.

camara-digital

Por otro lado, muchas cámaras digitales permiten modificar elementos casi al instante o aplicar filtros haciendo que la imagen quede totalmente diferente a como la realizó.

Otro factor a tener en cuenta en la fotografía son los móviles con cámaras de alta resolución. La resolución fotográfica llega a los 3 millones como mínimo, haciendo que tanto las fotos que se realicen como los vídeos sean de gran calidad.

foto-smartphone

En definitiva, podemos decir que con tecnología digital ha aumentado tanto el número de usuarios como el número de imágenes que capta cada uno. Ambos hechos tienen fácil explicación: cuando ya se tiene la cámara y la tarjeta de memoria, una foto digital no supone ningún coste, y el usuario, liberado, toma muchas imágenes para asegurarse o por simple placer de hacerlo. La facilidad de uso propicia que cualquiera se atreva a sacar fotos sin tener la presión de estar haciendo algo trascendental.

 

¿Alguna vez has oído eso de que las fotografías ya no son lo que eran? ¿Cuánto ha tenido que ver las redes sociales en ello?

Lo cierto es que estamos expuestos a una elevada cantidad de fotografías en nuestro día a día, convirtiéndonos en consumidores pasivos y siendo mucho menos sensibles ante fotografías buenas. Parece que la calidad desaparece ante la cantidad. Y cuando vemos algunas que nos parecen buenas, nos creemos analizadores fotográficos aunque no tengamos ni idea de fotografía.

Muchos jóvenes menores de 35 siguen las fotografías ilustrativas que llenan las redes sociales. Estas se han convertido en un lugar donde apreciar la fotografía de manera diferente, no hay criterios para decidir si una fotografía es buena o no, sin tener que ver nada con lo que se hacía antes de la llegada de la tecnología digital y las redes sociales, condicionando y de qué manera, la calidad fotográfica.

feed-instagramPero debemos tener en cuenta que la calidad fotográfica no debe perderse entre la abundante cantidad. Está donde siempre ha estado, solo hay que saber apreciarla. Si algo nos caracteriza a un porcentaje importante de la joven generación digital actual es que no nos gusta que nos lo den todo hecho. ¿O no es así?

¿Puede la moda terminar con la fotografía ilustrativa? ¿Qué pensáis?

Recommended Posts

Dejar un comentario