SOS, cómo configurar el balance de blancos sin morir en el intento

 In Arquitectura

Existen miles de páginas dónde encontrar información sobre el balance de blancos fotográfico pero en la mayoría te lo explican demasiado denso o con palabras muy técnicas, llegando a que, en ocasiones, los que se están iniciando en este sector o aquellos que hacen de la fotografía uno de sus hobbies, lo abandonen por pensar que es algo bastante complejo y necesitan mucho tiempo (del que quizás no dispongan) para aprenderlo. Si conoces a alguien que le haya pasado o, incluso, si te ha pasado a ti mismo, no tienes de qué preocuparte. Hoy voy a contártelo de manera muy sencilla para que aprendas como utilizarlo fácilmente.

 

Balance de blancos

¿A quién no le ha pasado que ha intentado hacer una fotografía de noche o en lugares con sombras o en días nublados y ha salido con tonos poco claros y demasiado variados? En la mayoría de las ocasiones el resultado final se resume en: “he borrado la foto” o “tengo que volver a hacerla un día soleado porque esta no me gusta”. ¿Y si te digo que no hubieses tenido que repetirla si hubieses conocido algunos trucos que voy a contarte? Sigue leyendo para que a partir de ahora no te vuelva a pasar.

Como te expliqué anteriormente, el balance de blancos es fundamental para que la fotografía sea de calidad, ya que para que una foto sea perfecta no debe predominar ningún tono, equilibrándose los balances. Si en el momento de la fotografía esto no es así, la solución más práctica es hacer uso del balance de blancos.

 

¿Para qué sirve el balance de blancos?

Esta simple y a la vez apreciada técnica fotográfica se utiliza para equilibrar los tonos de una fotografía de manera que no predomine ninguno y la foto salga perfecta. Dependiendo del tono de la fotografía utilizaremos un balance de blancos u otro. Si predominan los tonos fríos el balance de blanco que configuraríamos sería cálido, de manera que se equilibre totalmente la fotografía. En caso contrario, si hubiese tonos más cálidos, rojizos o amarillentos, modificaríamos el balance de blancos hacia tonos más azulados.

balance-blancos-proceso

 

¿Y si no tengo claro qué tono es el más predominante?

La cámara tiene una opción para encargarse de ello de forma automática. Tan sólo tienes que irte a la modalidad de balance de blancos y seleccionar “balance de blancos automáticos”, también conocido como “AWB”, determinando instantáneamente el color predominante y equilibrándolo automáticamente. Pero debes tener cuidado, puede que la cámara no detecte por sí solo un exceso de tonalidad a pesar de tener el balance de blancos automático activado. Ahí es donde tienes que entrar tú en acción.

Haz una foto, analiza cada detalle detenidamente, si ves que los tonos están equilibrados perfecto. En caso contrario, configura el balance de blancos dependiendo de las tonalidades predominantes como te he explicado anteriormente.

Lo ideal es que tengas siempre activado el balance de blancos automáticos para evitar problemas. De este modo, lo tendrás que tocar con poca frecuencia. Aún así, nunca está de más saberlo, para evitar pequeños contratiempos o realizar correcciones sabiendo lo que estás haciendo en cada momento.

Summary
SOS, cómo configurar el balance de blancos sin morir en el intento
Article Name
SOS, cómo configurar el balance de blancos sin morir en el intento
Description
¿A quién no le ha pasado que ha hecho una fotografía y ha salido con tonos poco claros y variados? El balance de blancos es tu solución.
Author
Recent Posts

Dejar un comentario